Pintura

Aunque pensemos que no, la pintura de la fachada de un edificio suele ser la que se lleva la peor parte del conjunto. Tienen que aguantar las inclemencias del tiempo, la continua exposición a los agentes del exterior y, además, aguantar todo el tiempo posible con el mejor acabado para no deslucir el conjunto. Para que aguante más tiempo conservando sus características, hay que saber cómo pintarlas e impermeabilizar.

¿CÓMO IMPERMEABILIZAR LA FACHADA DE UN EDIFICIO?

Lo primero que debemos de saber es sobre que superficie se va a tratar. La pintura satinada impermeable se puede utilizar en la mayoría de ocasiones, siempre y cuando se haya revisado toda la pared y se haya homogeneizado. Es imprescindible comprobar que la pared está en perfecto estado. Con buena pintura de este tipo, 100% acrílica, puedes tener la tranquilidad de conseguir que la pared exterior mantenga su color y evite la penetración de agua durante al menos 10 años.

Después de comprobar que la pared de la fachada está en perfectamente, hemos arreglado cualquier posible irregularidad o problema que haya podemos proceder a pintar.

Trucos para hacer reparaciones fáciles en el hogar

  • ¿Te cansaste del papel pintado? Empleando una mezcla de vinagre y agua caliente puedes retirarlo como un especialista. Moja un rodillo y pásalo varias veces, verás como el papel se desprende solo.
  • Si lo que te molesta es el roce de la puerta y el suelo, observa si hay algún objeto que pueda estar molestandote. Coje una espátula y mueve el objeto hasta que se despegue.
  • Para esos tornillos rebeldes, tu secador de cabello será tu mejor arma. Con él, calienta el área hasta que se dilate. Cuando enfríe el orificio se contraerá, saldrá perfectamente.
  • No dejes que el óxido toque tus herramientas, puedes pasarles aceite de linaza hervido, de vez en cuando. Con este se mantienen como nuevas, por más tiempo.

 

 

Menú